Receta de tarta árabe

Tarta árabe

Tartas 2496 Última Actualización: 26/06/2023 Creado: 26/06/2023
Tarta árabe
  • Raciones: 4 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 20
  • Tiempo de Cocinado: 35
  • Calorías: 340
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

La tarta árabe es una oda exquisita a la sencillez y pulcritud, evidenciando que una simple pasta brick que intercala capas de delicada crema pastelera puede convertirse en un bocado inigualable. Esta mezcla de texturas y sabores resulta increíblemente seductora, pese a haber trascendido al imaginario colectivo como tarta árabe, hunde sus raíces en la cocina sefardí. La artífice de la popularización de este postre no es otra que la pionera del catering en España; Isabel Maestre.

Según sus palabras, se trata de la receta que mayor éxito le ha traído, aunque lejos de arrogarse su invención, admite que fue un regalo de una amiga sefardí llamada Anita Bensadón. Cuenta para su sonrojo que esta amiga le regaló la receta con una condición, la de que nunca revelara su fórmula. Tiempo después, y dado que las recetas no pueden ser registradas, un antiguo cocinero con él compartió fogones, se atribuyó el mérito de su invención, bautizándola como tarta árabe.

Cierto es, que encontraremos esta tarta multicapa en regiones históricamente bajo el dominio de los árabes, no obstante, basta con observar los ingredientes para cerciorarnos de que, efectivamente, tiene una fuerte impronta judía. Muchas veces nos rebanamos los sesos para encontrar un dulce que sea sencillo a la par que sofisticado, pereciendo en el intento. Sin lugar a dudas esta tarta es la respuesta a nuestras plegarias gracias a su engalanada presentación.

Dado su cariz versátil, que admite rellenos y atrezos varios, podemos dar rienda suelta a la imaginación combinando diferentes ingredientes. Los cánones se decantan por finísimas capas de pasta brick entre las cuales se infiltra una crema pastelera o diplomática, que es la mezcla de la primera con un chantilly, simplificándose en ocasiones poniéndole simplemente nata montada. Coronamos con una dulce lluvia de azúcar glas y almendras laminadas junto a frambuesas.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Actualmente, en casi cualquier supermercado localizaremos las obleas de pasta brick lista para ser usadas, sin embargo, siempre es posible realizarlas en casa. Eso sí, te advierto, es una tarea tediosa y poco gratificante, pues el resultado, si bien es superior, no ensombrece a las que podríamos adquirir ya hechas. De todos modos, a continuación tienes unas nociones básicas al respecto.
  2. Batiremos la misma cantidad de harina que de agua, empleando orientativamente 250 g y 250 ml respectivamente, además de 1 cucharadita de sal fina y dos cucharadas de aceite de girasol. Con dichas cantidades saldrían al alrededor de 12 láminas, más que suficientes para esta receta. Mezclaremos uniformemente, filmaremos al ras y guardaremos en la nevera por unos 30 minutos.
  3. Observaremos que nos queda como resultado una masa bastante líquida. Verteremos una generosa cantidad de agua en una olla con un perímetro superior al de la sartén donde pensemos cocer las obleas, ya que estas se terminan al baño María. Sin que llegue en ningún momento a ebullición, introduciremos la sartén y nos proveeremos de la típica brocha de silicona.
  4. Pintaremos el fondo de la misma, dejando una finísima capa de grosor uniforme, manteniéndolo al calor alrededor de 30 segundos, tras los cuales la oblea se despegará sin problemas. Iremos acomodándolas en un paño de algodón limpio, apilándolas unas encimas de otras sin miedo, pues no tienden a pegarse. Se conservan bastante bien en bolsas con cierre zip hermético.
  5. Seguidamente, independientemente de que las hayamos preparado en casa o comprado en el supermercado, hornearemos las obleas a 180º, separadas unas de otras, durante 3 o 4 minutos, o hasta que adquieran un apetitoso color dorado. Te recomiendo encarecidamente que no las pierdas de vista ni por un segundo, o se acabarán tostando en exceso, quedándose inutilizables.
  6. Ahora le llega el turno a la crema pastelera, para la que herviremos en un cazo pequeño la leche con la medina vaina de vainilla cortada transversalmente. La leche preferiblemente será entera, colocándola a fuego mínimo también sin perderla de vista para que no se desborde. Aparte, mezclaremos el azúcar con la maicena y las yemas, blanqueándolas hasta formar espuma.
  7. Añadiremos las yemas a la leche retirando previamente la vaina de vainilla, removiendo con una varilla, hasta que espese. Cuando su textura se parezca a la de unas natillas, y luego de que haya roto a hervir unos segundos, la retiraremos del fuego y dejaremos enfriar. Entretanto, enfriaremos un bol y la nata, batiendo esta última con el azúcar glas hasta montar la nata a punto fuerte.
  8. Llevaremos a cabo movimientos envolventes, de abajo hacia arriba, insuflando aire a la mezcla mientras esta coge cuerpo y dobla su volumen. Finalmente, solo nos queda el montaje. En un plato plano y amplio, situaremos una gota de chantilly en el plato, que hará las veces de adhesivo impidiendo que la montaña de obleas se desplace en el montado o manipulación de la tarta.
  9. Sobre esta primera oblea, superpondremos otra, seguida de una capa de azúcar glas más una de crema pastelera. Idealmente, la extenderemos con la ayuda de una manga pastelera y una espátula. A su vez, iremos regándola con láminas de almendra o trozos de frutos rojos, en este caso frambuesas. Alternaremos chantilly con crema pastelera a placer, sin olvidar el azúcar glas.
  10. Culminaremos con una generosa capa de azúcar glas en la superficie y de frutos rojos, a los que se puede sumar grosellas, arándonos, madroños, cerezas, moras o, incluso, fresas. Como sugerencia de presentación, te proponemos cortar una porción con un cuchillo de panadero y servir al lado de una quenelle de un helado de, por ejemplo, vainilla. Otra opción sería hacer tartas individuales.
  11. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Comentar esta receta

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora me encanta la cocina. ¡Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.