Receta de suspiros de moya

Suspiros de moya

Otras 165 Última Actualización: 21/12/2023 Creado: 21/12/2023
Suspiros de moya
  • Raciones: 12 Persona(s)
  • Tiempo de Preparaci√≥n: 25
  • Tiempo de Cocinado: 60
  • Calor√≠as: 280
  • Dificultad: F√°cil


Ver en Instagram

Etéreos, sublimes y delicados, los suspiros de moya alardean de elegancia y sofisticación, presentándose como un bocado sobrio pero enormemente disfrutable. Son la muestra inequívoca de que Gran Canaria alberga un tesoro gastronómico de valor incalculable, legando de generación en generación todo el saber transmitido con mimo por las abuelas. Moya es un municipio de la isla, el cual da nombre al postre que afanosamente elaboraban las mujeres de la región.

Al norte de la misma, los vecinos, estupendos anfitriones, sol√≠an aprovisionarse de huevos para agasajar a los visitantes, o ante la expectativa de una inminente celebraci√≥n, como una boda o bautizo. Eran las reposteras, quien recogiendo el testigo, dando forma a estos encargos, horneando unos deliciosos suspiros y bizcochos. Cuentan, que la se√Īora Antonia, regentaba la √ļnica panader√≠a del pueblo, ofreciendo su horno desinteresadamente para dichos menesteres.

Quiz√° en la actualidad esta cordialidad entre vecinos, el gozo de la comunidad, se ha diluido en pro de una sociedad individualista, result√°ndonos tan lejano en el tiempo como extra√Īo. Conocidos tambi√©n como mimos, los suspiros de moya constan tan solo de tres ingredientes, a saber: claras de huevo, jugo de lim√≥n y az√ļcar. Como su nombre sugiere, el suspiro nos evoca un sentimiento de conexi√≥n que trasciende lo terrenal, un instante de satisfacci√≥n dulce y exquisito.

Si bien podrían parecer fáciles de ejecutar, tendremos que ser diestros a la hora de batir o, en su defecto, disponer de unas varillas eléctricas para simplificar el trabajo. Con la llegada de las navidades, son muchos los que se animan a practicar el arte de la repostería en casa, probando diferentes recetas que poder incorporar a su repertorio. Recupera esta antiquísima tradición canaria y sorprende a tus invitados con este duce exótico que conmueve con su liviana textura.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Comenzaremos separando las claras de las yemas, desechando estas √ļltimas o guard√°ndolas para otra elaboraci√≥n. Dispondremos las claras en un bol amplio, bati√©ndolas preferiblemente con unas varillas el√©ctricas o, en caos de no disponer de ellas, utilizaremos la cl√°sica manual. El gesto de batir es repetitivo, pero requiere de cierta maestr√≠a: inclinaremos la varilla, agit√°ndola en c√≠rculos.
  2. Dibujaremos una elipse, tratando de encapsular el aire, lo que propiciar√° que las claras adquieran una textura espumosa, solidific√°ndose a medida que acaparan aire. Cuando comience a adquirir cierta consistencia, incorporaremos el az√ļcar blanquilla y el lim√≥n o cremor t√°rtaro, encargados de estabilizar la mezcla, seguido del az√ļcar glas. Menearemos hasta obtener un punto de nieve duro.
  3. Incorporaremos la mezcla en cazuelitas de papel peque√Īas, lo que proporcionar√° integridad estructural al suspiro, procurando no marear demasiado el merengue. Dispondremos los suspiros en una bandeja universal de horno provista de un silpat, elev√°ndolos un poco del contacto directo con la superficie de calor. Precalentaremos el horno a 100¬ļ, con calor arriba y sin funci√≥n de aire.
  4. Introduciremos la bandeja a media altura, dejando que se sequen entre 40 y 60 minutos, o hasta que el merengue haya endurecido. En la misma medida que vayamos aumentando la temperatura, disminuiremos el tiempo, así como aparecerá un ligero color tostado en su superficie. Personalmente, considero que los suspiros de moya deben lucir un blanco radiante e inmaculado.
  5. Una alternativa a las cazuelitas de papel, algo poco ortodoxo, consiste en pasar el merengue a una manga pastelera, la cual proveeremos de una boquilla rizada de cierta envergadura, formando monta√Īitas en espiral, como si de una caracola se tratase, directamente sobre el silpat o papel de hornear. Una vez se encuentren completamente deshidratados, los sacaremos fuera del horno.
  6. Antes de consumirlos, se recomienda que se enfr√≠en por completo, no siendo conveniente guardarlos en la nevera, ya que se humectar√≠an y perder√≠an toda gracia. Como sugerencia de presentaci√≥n, te recomiendo servirlos a la hora de la merienda, acompa√Īados por un buen caf√© o t√© Pu-erh, capaz de embriagarnos con sus notas terrosas y dulces, combinando a la perfecci√≥n.
  7. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Comentar esta receta

Autor Cristina Cristina

¬°Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y adem√°s de dise√Īadora me encanta la cocina. ¬°Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.