Receta de larpeira

Larpeira

Bizcochos 442 Última Actualización: 17/01/2024 Creado: 17/01/2024
Larpeira
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 45
  • Tiempo de Cocinado: 35
  • Calorías: 420
  • Dificultad: Media


Ver en Instagram

La vasta gastronomía gallega ha sido eclipsada por el omnipresente marisco, acaparador de atención que interpreta el papel principal en ferias, restaurantes y celebraciones. No obstante, además del, por supuesto, excelso marisco de las costas gallegas, la repostería de la región sorprende con un amplio despliegue de recetillas dignas del mejor de los obradores. Personalmente, considero la larpeira, conocida también como larpeirada, la obra cumbre.

Cuenta con enorme popularidad no solo dentro de las lindes galaicas, sino que extiende su influencia por buena parte del territorio nacional, ocupando lugar privilegiado en escaparates. Para variar, se antoja imposible concretar sus orígenes, sin embargo, resulta posible seguir el rastro de algunas pistas que nos conducen a épocas lejanas. Concretamente, la primera receta encontrada data del siglo XVIII, en una versión más sencilla a base de huevos, harina y azúcar.

Otros apuntan a la posibilidad de que esta receta sea simplemente un vestigio inconexo, reconociendo a las monjas del monasterio de O Burgo su invención tan solo un siglo más tarde. Sea como fuere, no cabe duda de que la larpeira se ha transformado en el paradigma dulce de la gastronomía gallega. Suele protagonizar la noche de San Juan, la cual transcurre del 23 al 24 de junio, aunque no menos relevancia cobra este bollo de crema en festividades como la de carnaval.

Es típico sobre todo de la zona de Ferroleterra, en A Coruña, sin olvidarnos de Monforte de Lemos, en Lugo, lugares en los que afirman que no es más que un afrancesamiento —no en el sentido peyorativo del término— de la tradicional bolla de patrón. Laboriosa, pero no compleja, la larpeira pasará a engrosar de ahora en adelante las páginas de tu vademécum de cocina dulce. Recomiendo encarecidamente paciencia y esmero, mimando la masa en cada uno de los pasos.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Con el objetivo de no embarulla la receta, he decidido dividirla en diferentes elaboraciones, comenzando por la crema. Calentaremos la leche en un cazo junto azúcar, reservando una pequeña parte para más tarde disolver la maicena, ya que es preciso que sea en un líquido frío.
  2. Una vez humeé, retiraremos el cazo del fuego, agregando las dos yemas de huevo batidas, seguidas de la maicena. Removeremos rápidamente, devolviendo el cazo al fuego. La crema empezará a espesar tras unos minutos, aunque no debe llegar a hervir o podría llegar a cortarse.
  3. Retiraremos el cazo del fuego, cubriendo la mezcla con film transparente, evitando de este modo que forme una costra en la superficie. Mientras se enfría, continuaremos con el fermento y la masa. En un bol mezclaremos la leche, la levadura y la harina, tapándolo con un paño húmedo.
  4. Después de 1 hora, observaremos como ha aumentado su volumen, apareciendo unas burbujas en la superficie. Con el fermento listo, procederemos con la masa final, batiendo los huevos y la yema con brío, tras los cual añadiremos en cualquier orden el anís, la ralladura de limón y el azúcar.
  5. Agregaremos el fermento y una pizca de harina, removiendo con una cuchara o lengua. Iremos incorporando la harina en pequeñas tandas, al mismo tiempo que la vamos integrando. Engrasaremos nuestras manos y la mesa con aceite de oliva, volcando la masa en la mesa.
  6. Realizaremos un amasado francés, con el que conseguiremos una masa fina y elástica que, una vez cocida, sorprenderá con una miga alveolada y ligera. Con la masa cohesionada, incorporaremos la mantequilla fría en trozos pequeños, amasando hasta que se integre por completo sin derretirla.
  7. Formaremos una bola, colocándola en un cuenco limpio previamente engrasado. Cubriremos con un paño de algodón húmedo o, en su defecto, con papel film, en un lugar sin corrientes. Dejaremos que fermente alrededor de 1 h, o hasta que vea doblado su volumen inicial.
  8. Echaremos la masa sobre la mesa engrasada y desgasificaremos con los nudillos, estirándola para formar un óvalo que dispondremos son una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado. Pincelaremos con el huevo batido, haciendo unos cortes transversales con un cuchillo o cuchilla.
  9. Obtendremos así un dibujo de retícula cuadrada. Sobre estos mismos cortes, aplicaremos la crema pastelera, valiéndonos de una manga pastelera con la boquilla lista, no demasiado ancha. Decoraremos con un poco de azúcar que previamente habremos apelmazado con algo de agua.
  10. Cubriremos la larpeira con papel film engrasado, dejándola fermentan mientras el horno se precalienta. Hornearemos a 180º durante 25 minutos con calor arriba y abajo, en posición intermedia. Si notamos que se dora demasiado rápido, siempre podemos cubrirla con papel albal.
  11. Finalmente, calentaremos el azúcar junto al agua y al anís para dar vida al almíbar, hirviéndolo unos segundos hasta que quede una textura ligera, no muy espesa. Rápidamente, cuando el bollo abandone el horno, pincelaremos la superficie mientras permanece aún caliente. Dejaremos enfriar.
  12. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Comentar esta receta

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora me encanta la cocina. ¡Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.