Receta de bizcocho de avena y yogur

Bizcocho de avena y yogur

Bizcochos 661 Última Actualización: 28/07/2022 Creado: 28/07/2022
Bizcocho de avena y yogur
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 20
  • Tiempo de Cocinado: 50
  • Calorías: 300
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

Hoy vamos a darle una vuelta de tuerca al clásico bizcochón gallego, sustituyendo la harina de trigo por avena, al mismo tiempo que potenciamos su jugosidad añadiéndole un yogur.

El bizcocho de avena y yogur pretende ser una alternativa más saludable al bizcocho tradicional de yogur, lo que no significa que sea menos rico.

La avena es un cereal muy nutritivo, con un altísimo porcentaje de fibra, que además nos proporcionará un chute de energía en forma de hidratos de carbono complejos, o sea, de absorción lenta.

Asimismo, es rica en minerales y vitamina B, además de proporcionarnos antioxidantes muy beneficiosos.

Para llevar a cabo este bizcocho de avena y yogur necesitaremos muy pocos ingredientes, la mayoría de ellos de uso común.

Con respecto a la avena, si no somos consumidores habituales de la misma, tenemos que saber algunas cosas. En el mercado encontramos diferentes formatos.

Por un lado, los granos de avena enteros, sin procesar, es decir, la avena integral, sin su cáscara.

También es frecuente la avena cortada, que se ha manufacturado en trozos más pequeños para que tarde menos en cocinarse.

La avena instantánea, que es la que la industria alimenticia ha tratado de colar a los consumidores ante el auge de los cereales saludables.

Cómo hacer un bizcocho con harina de avena y yogur



En este caso, emplearemos avena integral en polvo, a veces citada como harina de avena, por supuesto; sin añadidos.

Es la forma más natural y saludable de avena, ya que simplemente se ha triturado el grano en máquinas muy potentes, hasta reducirla a polvo fino. A no ser que tengamos una Thermomix, será muy complicado que consigamos esa molienda tan fina en casa.

Aclarado un poco el tema de la avena, nos ponemos manos a la masa.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Empezaremos separando las claras de las yemas. Montaremos las yemas junto al azúcar, hasta que vean duplicado su volumen y hayamos formado una crema muy suave. Necesitarán, por tanto, un batido enérgico, que preferiblemente haremos con una varilla eléctrica. En caso de no disponer de una, nos tendremos que conformar con la manual. Esto significa que estaremos meneando las yemas al menos 20 minutos, ya que al ser una receta sin levadura química, necesitaremos que la masa contenga mucho aire.
  2. En cualquier caso, si carecemos de tiempo, o directamente no nos apetece batir tanto, siempre podremos añadir un sobre de 16 g. de levadura Royal. Por otro lado, montaremos las claras a punto de nieve, y agregaremos la pizca de sal. Aquí sí que es importante conseguir un punto de nieve fuerte, consistente, para que el bizcocho acabe teniendo un bocado muy esponjoso.
  3. Entretanto, iremos precalentando nuestro horno a 180 °C con calor arriba abajo y sin aire. Seguidamente, tamizaremos la harina de avena sobre la crema de las yemas, y mezclaremos con ayuda de una lengua, realizando movimientos envolventes, desde abajo hacia arriba. Agregaremos las claras a las yemas, tratando que en el proceso se pierda el menor aire posible.
  4. Aparte, batiremos el yogur para licuarlo y reducir su consistencia, el que también añadiremos a la mezcla anterior, teniendo de nuevo especial cuidado. Simplemente, integraremos un poco, sin hacer demasiado hincapié en que el conjunto quede perfectamente homogeneizado. El mismo calor al que someteremos el bizcocho en el horneado terminará por diluir todos los ingredientes.
  5. Colocaremos un molde ligeramente enharinado de unos 25 cm de diámetro. A continuación, verteremos la masa, insistimos, con cuidado, tratando de que en el trasiego no se venga muy abajo. Antes de introducir el bizcocho en el horno, bajaremos la temperatura a 165 °C, al mismo tiempo que programaremos calor abajo. Lo introduciremos en el nivel 2 sobre la rejilla.
  6. Transcurridos 30 minutos, volveremos a colocar calor arriba y abajo, y hornearemos durante 20 minutos más, o hasta que el bizcocho parezca totalmente cocido. Si en el transcurso del horneado observamos que su superficie se dora excesivamente, la cubriremos con un trozo de papel de aluminio. Este es un truco extrapolable a cualquier bizcocho.
  7. Cuando esté listo, tras haberlo comprobado con un palillo, apagaremos el horno y dejaremos, como he comentado otras veces, la puerta del horno entreabierta, a unos 45º, durante al menos 5 minutos. Esto evitará que se desinfle por el choque térmico. Sacaremos el bizcocho, lo desmoldaremos, y dejaremos enfriar sobre una rejilla elevada, para que circule el aire.
  8. Es perfecto para desayunos y meriendas, mojada en leche, o acompañado de alguna mermelada de frutas. La harina de avena no posee la elasticidad de la harina de trigo, por lo que suele tender a quedar un poco más seco, aunque el sabor es tanto o mejor que el del tradicional. Vuelvo a incidir en la importancia del batido, especialmente si, como os sugiero, prescindís de la levadura.
  9. ¡Buen provecho!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora me encanta la cocina. ¡Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.