Receta de brownie de chocolate blanco

Brownie de chocolate blanco

Bizcochos 377 Última Actualización: 26/07/2022 Creado: 26/07/2022
Brownie de chocolate blanco
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 15
  • Tiempo de Cocinado: 30
  • Calorías: 400
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

El brownie, como tantas otras maravillosas creaciones culinarias -y no culinarias- pudo surgir como fruto del error.

Algunas versiones apuntan a que, como consecuencia de un despiste, alguien olvidó añadir la levadura a un bizcocho, dando como resultado este jugoso postre.

Originalmente, el brownie de chocolate blanco no existía, puesto que el mismo nombre de brownie viene a significar marroncito.

De hecho, para distinguirlo del brownie de chocolate habitual, al de chocolate blanco se le conoce también como blondie

Sin embargo, y pese a las elucubraciones de muchos, quizás enfocadas a romantizar la historia del brownie, fue en el año 1896, en el libro The Boston Cooking School Book, de Fannie Merritt Farmer, cuando apareció la primera receta que podríamos denominar genuina.

Aun a día de hoy, este recetario, sigue siendo una referencia para millones de hogares estadounidenses. Puedes comprarlo aquí en inglés. En este primer acercamiento, el chocolate aún no aparece, y es sustituido por jarabe de melaza, y bautizado como brownie de Boston.

Los ingredientes del brownie de chocolate blanco, que sigue la línea del clásico, son: chocolate blanco, mantequilla, nueces, azúcar, huevos y un pequeño porcentaje de harina.

Es un postre contundente, con bastantes calorías, y que debe ser consumido de forma muy esporádica, pues os advierto que es altamente adictivo.

Cómo hacer brownie de chocolate blanco



El blondie no tiene demasiados secretos, pero te contaré a continuación algunas pautas básicas para que quede absolutamente delicioso.

Lo fundamental, como siempre digo; la materia prima.

Debemos partir de un buen chocolate blanco, especial para repostería. Personalmente me parece muy recomendable el de la marca Callebaut.

Al mismo tiempo, tendremos que cuidar la mantequilla, ya que existe una diferencia notable entre mantequillas mediocres y las que son de alta calidad.

Finalmente, en cuanto al proceso de elaboración, es de vital importancia el tiempo de cocción.

El brownie se distingue por adquirir un acabado crujiente y un interior tierno y jugoso. Este resultado no es consecuencia de otra cosa que no sea el tiempo de cocción, que debe ser el justo, por lo que no deberemos perderlo de vista en el horno.

Las nueces preferiblemente serán de macadamia o pacana.

Visto un poco grosso modo las directrices para un brownie perfecto, nos metemos de lleno en su elaboración. ¡Manos a la masa!

Ingredientes

Instrucciones

  1. Como veréis, la elaboración de este postre no puede ser más sencilla. Tan solo tendremos que prestar mucha atención al proceso de horneado. Antes de nada, en un bol de cristal o similar, pondremos el chocolate junto a la mantequilla. Tenemos que integrarlos, y para ello existen dos métodos: microondas o baño maría. Ambos con sus pros y sus contras.
  2. Para hacerlo al microondas, colocaremos la ruleta a máxima potencia, y le iremos dando golpes de calor en intervalos de 20 segundos. Entre intervalo e intervalo, lo sacaremos e iremos removiendo, de abajo hacia arriba. Es la forma más rápida de hacerlo, pero también la más peligrosa, ya que el chocolate tiende a quemarse rápidamente, por lo que habrá que andar muy atento.
  3. La segunda, que es la que voy a emplear, es un baño maría tradicional. Calentaremos agua en un cazo o bol más amplio, y dentro de el sumergiremos el bol con el chocolate y la mantequilla. Con una lengua iremos removiendo hasta que los ingredientes se empiecen a derretir y puedan integrarse. De este modo se antoja complicado que nuestro chocolate se acabe quemando.
  4. En un bol aparte, pondremos los huevos y el azúcar. Batiremos enérgicamente la mezcla hasta espumarla un poco, buscando esa disolución de los cristales de azúcar. A continuación, sobre la mezcla, simplemente tamizaremos la harina y la cucharadita de bicarbonato sódico. Es un sustitutivo del polvo de hornear, pero con una acción mucho más discreta.
  5. Mezclaremos todo bien hasta ver integrados todos los ingredientes. Acto seguido, incorporaremos el chocolate. Es el momento de agregar las nueces, que como hemos comentado, preferiblemente, serán de macadamia, o mejor, de pacana. Esta última es de un sabor suave, y muy típica de Estados Unidos, por lo que estaremos confiriendo a nuestro brownie la autenticidad americana del original.
  6. Llega el momento del horneado. Precalentaremos el horno a 180 °C, con calor arriba y abajo, sin función ventilador. Entretanto, iremos engrasando un molde cuadrado. Resultaría imposible dar una pauta concreta con respecto a esto, puesto que cada uno puede tener en su casa moldes con medidas muy dispares. En este caso, he usado un molde de 15 cm * 15 cm * 7,5 cm.
  7. Untaremos con mantequilla o mantequilla en spray el fondo, y si no nos fiamos demasiado del antiadherente del molde, pondremos encima un trozo de papel de hornear. Seguidamente, verteremos la masa en el molde, y asentaremos con unos pequeños golpes, dejando caer el molde desde una altura prudencial.
  8. Podemos, si así lo queremos, decorar con alguna pepita de chocolate o nuez por encima, ya que la masa tiene una consistencia suficiente como para sostenerlos en la superficie sin que se hundan. Introduciremos la bandeja sobre una rejilla, y hornearemos unos 30 minutos. Este valor, insisto, es de referencia, y en ningún caso debe tomarse estrictamente.
  9. Tenemos que cuidar dos cosas. La primera, que haya formado una costra superficial. Y la segunda, que el centro quede húmedo, que no líquido. Para ello abriremos el horno sin miedo e introduciremos un palillo, que deberá salir levemente manchado. Ese es el punto que buscamos, y en el cual deberemos retirar el brownie del horno. Nada peor que un brownie seco. ¡Permanece atento!
  10. Para finalizar, lo desmoldaremos, y con sumo cuidado, lo dejaremos sobre una rejilla, para que corra el aire por abajo y rápidamente equilibre su temperatura. Esto también es importante, pues si permanece mucho tiempo con calor residual, es posible que acabe resecándose. Es un postre para consumirlo rápido, en no más de 2 días, y puede permanecer fuera del frío debidamente filmado.
  11. Como sugerencia de presentación os propongo acompañarlo de una bola de helado a vuestro gusto.
  12. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora me encanta la cocina. ¡Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.