Receta de turrón de guirlache

Turrón de guirlache

Tartas 158 Última Actualización: 22/12/2022 Creado: 21/12/2022
Turrón de guirlache
  • Raciones: 4 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: -
  • Tiempo de Cocinado: -
  • Calorías: 480
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

El turrón de guirlache es un dulce evocadoramente navideño, hecho a base de almendras y caramelo endurecido.

Se trata de una especie de turrón típicamente aragonés, aunque en la actualidad se puede encontrar en cualquier rincón de la península.

Los orígenes del turrón de guirlache se remontan a la Edad Media, concretamente a la época en la que los árabes tenían tomada la región.

La palabra guirlache proviene de grillage, vocablo francés que hace alusión a un alimento tostado, en este caso, las almendras.

Pese a que los aragoneses con muy buen criterio se han arrogado su invención, lo cierto es que no fue hasta el siglo XIX cuando, de mano de los franceses, se extendió su comercialización.

En síntesis, el turrón de guirlache no es más que la almendra garrapiñada compactada.

Tradicionalmente, como muchos habrán visto en ferias, esta elaboración se llevaba a cabo en cazos de cobre, pero un precepto sanitario prohibió su uso debido a que este metal no es biocompatible. Sin embargo, son muchos los que todavía conservan celosamente estos recipientes en sus hogares, empleándolos eventualmente para la realización de esas recetas de antaño como la que hoy os traigo.

Cómo hacer turrón de guirlache casero de forma fácil



Basta con que seleccionemos una almendra de calidad, como la Marcona.

Asimismo, otro de los aspectos diferenciadores de este turrón, y lo que le aporta personalidad, son los anises confitados o anisetes, unos caramelos con sabor anisado que nos retrotraen a una época pasada.

Las proporciones que se utilizan suelen ser 50% - 50%, es decir, mitad almendra y mitad azúcar.

No nos llevará más de 10 minutos, y os prometo que hará las delicias de los pequeños y no tan pequeños.

Pese a que se trata, como ya hemos dicho, de un dulce navideño, se las apaña para estar presente el resto del año, convirtiéndose en decoración habitual de tartas y otros postres.

Dado que se trata de un alimento compuesto por grasas y azúcares, su consumo debe limitarse.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Primeramente, pelaremos y tostaremos las almendras si fuera necesario. Es conveniente que vengan totalmente desprovistas de sal, o el resultado podría no ser el esperado. Para pelarlas, en caso de que no hayamos encontrado almendra sin piel, las blanquearemos durante unos pocos segundos en un cazo con agua hirviendo, tras los cual se pelarán con suma facilidad.
  2. Dispondremos sobre la encimera una hoja de papel sulfurizado que nos servirá posteriormente para trabajar este turrón. Entretanto, colocaremos un cazo al fuego con el azúcar junto al zumo de naranja y limón, removiendo constantemente con una cuchara de madera hasta que el azúcar se diluya y torne en un color ámbar ligeramente avellanado.
  3. Añadiremos en este momento las almendras, y seguiremos removiendo con la cuchara de madera, cerciorándonos de que todas las almendras quedan perfectamente cubiertas por una capa homogénea de caramelo. Sin demora, dado que correríamos el riesgo de que solidificase, verteremos la mezcla sobre el papel sulfurizado ligeramente embadurnado con aceite.
  4. Salpicaremos con unos anisetes confitados, sin pasarnos, y con un rodillo al que previamente habremos untado una ligera pátina de aceite, extenderemos la mezcla hasta obtener un espesor de dos centímetros. Antes de que quede completamente frío, lo cortaremos con un cuchillo cebollero dando un golpe firme al mismo tiempo que apoyamos el filo.
  5. Minutos después el guirlache habrá quedado frío y estará listo para consumirse. La fecha de consumo preferente es a meses vista, eso sí, con el paso de los días y las semanas puede perder cualidades. En cualquier caso se trata de una elaboración que tolera bien el paso del tiempo, y que en ningún caso supone un riesgo alimentario. ¡Regala turrón artesanal estas navidades!
  6. Pocos imaginan la enorme versatilidad de un dulce de estas características. Sin lugar a dudas, puede ayudarnos para dar forma a un postre sencillo a la par que sofisticado, capaz de sorprender incluso a los paladares más existentes. Os propongo colocar un trozo de este turrón sobre un plato de pizarra, y encima acomodar una quenelle de helado de naranja u otro cítrico.
  7. Es posible que hayas oído hablar de este turrón también con el nombre de piñonate, aunque para la mayoría este nombre se asociará a un mazapán rebozado con piñones, o como en Jimena, compuesto por una especie de churros de harina fritos y bañados en almíbar. De todos estos, no sé si el más rico, pero sí el más sencillo, es el piñonate de Aragón o turrón de guirlache que hoy hemos elaborado, un bocado que, además de sabor a navidad, huele a feria.
  8. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora me encanta la cocina. ¡Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.