Receta de bizcocho de zanahoria y yogur

Bizcocho de zanahoria y yogur

Bizcochos 11576 Última Actualización: 27/05/2023 Creado: 24/04/2023
Bizcocho de zanahoria y yogur
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 30
  • Tiempo de Cocinado: 45
  • Calorías: 400
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

El bizcocho de zanahoria y yogur, muchas veces conocido simplemente como tarta de zanahoria, es un pastel que en los últimos años ha cobrado popularidad, sin embargo, sus orígenes se remontan a la Edad Media.

En los recetarios podemos encontrar multitud de recetas que prescinden de los endulzantes, valiéndose de productos tales como la remolacha o la zanahoria. resultando un poco más saludables.

No siempre vivimos en una época de abundancia de recursos, por lo que hubo que agudizar el ingenio para endulzar el paladar.

Tan solo la remolacha azucarera contiene más azúcar que la zanahoria, por lo que esta última, de sabor más agradecido, se convirtió en un imprescindible de la repostería.

Cuando una receta se divulga, no son pocos los países que entra a disputársela. Se discute si el bizcocho de zanahoria y yogur proviene de los primeros budines que consumían los Europeos en la Edad Media, aunque para algunos constituye una teoría un tanto optimista y atrevida.

Quizá, lo más coherente es pensar que la primera datación que se establece en 1591, represente la primera prueba empírica de la elaboración de este postre.

Sin embargo, la fórmula, o mejor dicho, el concepto, difería bastante del actual bizcocho de zanahoria que hoy conocemos, pues se trataba de un bocado salado formado por una zanahoria rellena de carne.

No obstante, se incluían muchos de los ingredientes actuales, como la nata, los huevos, la zanahoria rallada y algunos edulcorantes, considerándose precursor original.

Realmente, el pastel de zanahoria no salta a la popularidad hasta la Segunda Guerra Mundial, gracias a la sobreproducción de zanahorias que se expandió como la pólvora por Reino Unido.

Además de servir como ingrediente principal para este bizcocho, durante este periodo se gestó la idea colectiva, más o menos acertada, de que la zanahoria es un excelente alimento para la vista.

Por cierto, ¿sabíais que las zanahorias no siempre fueron naranjas y deben su color a una moda? Os dejo este tweet donde Nutricienta os explica esta curiosidad y os animo a los que tenéis Twitter a seguir esta cuenta porque se explican muchas cosas sobre nutrición muy interesantes.

Cuando llegaron los años 60, el pastel de zanahoria ya estaba presente en buena parte de las cafeterías y restaurantes de Estados Unidos, medrando hasta nuestros días.

Cómo hacer un delicioso bizcocho de zanahoria y yogur natural



Preparar este bizcocho de zanahoria y yogur, que también incluye nueces, es más fácil de lo que cabría esperar, ya que no es necesario un excesivo batido, y de verdad que queda riquísimo.

Asimismo, los ingredientes son fáciles de encontrar, cristalizando en un bocado exquisito y muy jugoso.

Personalmente, considero que lo más complicado es dar con el punto exacto de cocción.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Habitualmente, no es raro encontrarse este bizcocho con glaseado entre capas, algo que en este caso considero del todo innecesario, pues resulta lo suficientemente húmedo y jugoso, entero. Eso sí, el glaseado es conveniente para la cobertura, la cual además lleva entre sus ingredientes el yogur. Optaremos por un yogur espeso fabricado con leche entera o de otro modo necesitaremos colarlo ligeramente para restarle suero y poder así obtener una crema más consistente.
  2. Simplemente, batiremos el yogur junto al azúcar glas en un bol, integrándolo y conservándolo, filmando al ras en el frigorífico hasta que llegue la hora de montarlo. Utilizaremos un molde para hornear circular con base desmontable de unos 24 centímetros de diámetro, rociándolo con mantequilla en spray o untando directamente un poco de grasa por toda la superficie. A continuación, acomodaremos un papel de cocina tanto en el fondo como en los laterales.
  3. En un bol amplio mezclaremos los ingredientes húmedos, a saber: el huevo, aceite, miel, yogur y leche. Sencillamente, homogeneizaremos la mezcla, sin batir en exceso. Al mismo bol, iremos añadiendo paulatinamente el resto de ingredientes secos, al mismo tiempo que con suaves movimientos envolventes los vamos integrando por completo. Primero la harina junto al bicarbonato y la sal, seguida de la zanahoria rallada y la canela.
  4. Por último, incorporaremos las nueces, picadas, que no trituradas o machacadas, dado que nos interesa que aporten un contraste de textura al bizcocho. Orientativamente, hay que tener claro que la masa ideal es algo más líquida que la de unos muffins, pero más espesas que la de unas tortitas, perfecto equilibrio que nos llevará a un bizcocho sumamente tierno. La clave, como indicaba al principio, consiste en una masa húmeda cocida en el punto justo.
  5. Diez minutos antes de hornear el bizcocho, precalentarnos el horno a 180ºC, con calor arriba y abajo. Verteremos la mezcla en el molde y lo introduciremos a media altura sobre una rejilla, manteniéndola dentro unos 45 minutos aproximadamente, o hasta que esté totalmente cocido, pero húmedo en su interior. Para cerciorarnos del punto exacto de cocción, pincharemos con un palillo el centro, que deberá salir húmedo, que no mojado, en el punto medio.
  6. Finalmente, sacaremos el bizcocho del horno y dejaremos que se atempere antes de desmoldarlo y colocarlo sobre una rejilla. Naparemos con la cobertura ayudándonos de una espátula o lengua, proceso que llevaremos a cabo preferiblemente sobre la rejilla, por si llegara a desbordarse por los lados. Conservaremos refrigerado, siempre filmando al ras, y consumiremos preferentemente en las 48 horas posteriores. ¡Cómo habrás podido comprobar apena cuenta con azúcar en su composición!
  7. Si os ha gustado esta receta, no os podéis perder la también riquísima receta de tarta de zanahoria y coco ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Comentar esta receta

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora me encanta la cocina. ¡Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.