Receta de tarta de queso japonesa

Tarta de queso japonesa

Tartas 859 Última Actualización: 14/09/2023 Creado: 06/09/2023
Tarta de queso japonesa
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 30
  • Tiempo de Cocinado: 75
  • Calorías: 280
  • Dificultad: Media


Ver en Instagram

Hoy os traigo una tarta de queso un poco diferente a la típica que seguramente estéis acostumbrados, pero que os aseguro que está riquísima y es más sana que la habitual: tarta de queso japonesa.

Pero antes de ver cómo hacer la tarta de queso japonesa, que ya os auguro que requiere el seguir al pie de la letra las instrucciones si queremos obtener el resultado deseado, vamos a conocerla un poco mejor.

Las tartas de queso copan la atención de los más golosos, y es posiblemente una de las tartas que más fans tiene, a la altura de tartas tan famosas como la tarta de la abuela o la tarta tres chocolates, por poner tan solo unos ejemplos.

Sobre las tartas de queso, me vais a permitir por primera vez en el blog y sin que sirva de precedente, que hable un poco del mundo del cotilleo, y es que una pequeña parte de culpa de la fama de esta tarta y de que saltara al estrellato de la repostería es gracias a la famosa Cristina Pedroche, esposa del célebre chef Dabiz Muñoz.

El extravagante cocinero consiguió un éxito atronador con su restaurante de delivery, propiciado por la tarta de queso que bautizó como por su aquella entonces prometida.

Por si fuera poco, el Restaurante La Viña, en San Sebastián, se engendró la que según The New York Times es la mejor tarta de queso del mundo.

Ya volviendo a nuestras cocinas, lo cierto es que la tarta de queso despierta pasiones y miradas indiscretas, alzándose como uno de los postres más demandados en bares, restaurantes y confiterías.

Pero ¿Qué es lo que hace que las tartas de queso nos atraigan de manera irremediable? Resumiría, en síntesis, que la versatilidad y palatabilidad del queso, por no hablar de la textura untuosa, muchas veces líquida, que emana de su interior como un volcán en erupción al partirla.

Ciertamente, la versión occidentalizada, con una fuerte influencia de Estados Únidos, es una bomba calórica, lo que nos obliga a limitar enormemente su consumo.

Cómo hacer tarta de queso japonesa paso a paso



Por suerte, hoy os traigo la auténtica tarta de queso japonesa, una especie de bizcocho algodonoso que no renuncia al queso como eje vertebrador, revelando el exquisito justo y refinamiento de la cocina japonesa.

La tarta de queso japonesa, también conocida como Japanese Cheesecake o Cotton Cheesecake, es un tipo de tarta de queso que se ha popularizado en todo el mundo, y especialmente en Japón, donde fue elaborada por primera vez en 1948, y cuyo voluptuoso cuerpo esponjoso logrará sin duda convencernos.

De sabor menos dulce y contundente, la tarta de queso japonesa es el equivalente a una caricia aterciopelada a nuestro paladar, pudiéndose con esto consumir con mayor asiduidad.

La premisa principal es fácil de entender, pero difícil de dominar, pues requiere de cierta técnica y destreza para conseguir que cada bocado sea etéreo.

La selección de ingredientes es prácticamente la misma, con la salvedad del crémor tártaro, que hace las veces de agente estabilizador.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Dispondremos en un cazo pequeño la leche junto a la mantequilla y el azúcar, calentándolo al mismo tiempo que meneamos la leche con una varilla. Ahora, verteremos el queso y continuaremos removiendo hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos. Para darle un toque de profundidad, opcionalmente podemos cambiar un tercio del Philadelphia por otro queso más potente.
  2. Separaremos los huevos, con las yemas, por un lado, y las claras, por otro. Agregaremos las yemas a la preparación anterior, seguidas de la harina, la maicena y la ralladura de un limón, procurando, como siempre, no llevarnos por delante el albedo, para lo que recomiendo un microplane. Entretanto, montaremos las claras a punto de nieve, un punto duro que nos permite manipularlas.
  3. Asimismo, incorporaremos el cremor tártaro y la sal, asegurándonos así que no se vendrán abajo una vez las integremos en la otra mezcla. Con sumo cuidado y delicadeza, valiéndonos de una espátula, traspasaremos las claras montadas a la crema, realizando movimientos envolventes suaves, nunca batiendo. Igualmente, se antoja inevitable que pierdan algo de cuerpo en el proceso.
  4. Verteremos la masa a un molde redondo previamente forrado con papel sulfurizado, que adheriremos a la superficie con un poco de mantequilla en spray o similar. Lo colocaremos de manera que sobresalga ligeramente por los bordes, ya que la tarta crecerá considerablemente. Así impediremos que se desborde y desmorone, con la consecuente pérdida de atractivo visual.
  5. Precalentaremos el horno a 150ºC, con calor arriba y abajo, y sin aire solo en la parte inferior del mismo. Sumergiremos el molde en una fuente refractaria llena de agua a la mitad más o menos, pues se cocerá al baño María. Introduciremos la fuente en el horno a media altura sobre una rejilla, manteniéndola en el interior durante 1 hora y cuarto, o hasta que compruebes que está.
  6. Como haríamos con un bizcocho cualquiera, pincharemos el centro hasta su interior con un palillo, verificando que salga perfectamente limpio. Apagaremos el horno, dejando la puerta entreabierta unos centímetros para que el pastel se enfríe completamente en su interior, o de otro modo correremos el súbito riesgo de que colapse formando un mazacote.
  7. Cuando se encuentre a temperatura ambiente, la desmoldaremos y filmaremos al ras, refrigerándola hasta el día siguiente. Como sugerencia de presentación, te propongo servir un trozo con azúcar glas espolvoreada justo antes del momento de servir. Aunque es una delicia tomarla sola, acompaña muy bien, al igual que en las tartas de queso tradicionales, con una fruta a caballo entre el ácido y el dulce.
  8. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Comentar esta receta

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Mi nombre es Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora me encanta la cocina. ¡Espero que disfrutes haciendo mis recetas tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.